Con una presencia actual en más de 50 países, ORGANO™ está compuesto por una ¡Familia Global de Líderes! Hoy en día el liderazgo es uno de los tópicos más candentes en el mundo de los negocios y el camino hacia el liderazgo no es sencillo. En el trayecto te encontrarás con buenos momentos, tiempos estresantes y momentos terribles, pero un gran líder siempre es capaz de llevar a su equipo hacia el éxito sin importar la situación. El simple hecho de tener una posición de liderazgo no significa que alguien sea necesariamente un buen líder. Júntate a ORGANO™ mientras exploramos algunas de las cualidades de liderazgo que un buen líder debería desarrollar.

Honestidad: Los cimientos de cualquier relación, tanto personal como profesional, se basan en la honestidad. A la gente le gusta trabajar para un líder en quien se pueda confiar – un líder que tenga moral, valores e integridad. Además la gente quiere trabajar para una compañía que ofrezca un buen producto en el que se pueda confiar y que tenga una reputación honorable. Los miembros de tu equipo o empleados quieren sentirse orgullosos del trabajo que hacen. Por ende es crucial establecer valores de base tanto para la organización como para ti mismo como líder. Y luego lo que queda es vivir y dar ejemplo a tu equipo en base a los valores que predicas.

Comunicación: Sin una comunicación clara, los miembros de tu equipo no podrán entender tu misión, objetivos, ni visión. A la gente le gusta trabajar en algo en lo que ellos creen, por lo que es importante que entiendan que están trabajando para conseguir los mismos objetivos que tú. La comunicación también debe ser consistente al establecer expectativas de trabajo, al proveer crítica constructiva y al capacitar nuevos miembros del equipo. Con una buena comunicación la gente sabrá exactamente para lo que están trabajando, confiarán en ti y darán lo mejor de sí mismos.

Confianza: Cuando las cosas van por el camino equivocado, los empleados mirarán hacia ti para encontrar respuestas y juzgar la situación en base a la reacción que tu tengas. A pesar de que la compañía experimente una caída mayor, es importante mantenerse siempre seguro, tranquilo y demostrar un buen ejemplo. Si tú no tienes confianza en la compañía en una situación difícil, entonces mantente seguro en tus propias habilidades de liderazgo. Tu responsabilidad es mantener un ambiente de trabajo positivo y continuar liderando al equipo en su trabajo diario.

Inspiración: Te debes sentir inspirado e invertir en la compañía para poder inspirar a los otros, como por ejemplo Larry Page y Sergey Brin, fundadores de Google. El producto de su propia inspiración ha inspirado no solo a millones de personas alrededor del mundo, sino que también ha impactado considerablemente el mundo en el que vivimos hoy en día. Si bien la inspiración nos ayuda a mirar hacia el futuro, también es importante para el presente al proveer a las personas de razones para trabajar, triunfar y dar lo mejor de sí mismas en todo lo que se propongan. Hazles sentir que están invirtiendo en la compañía a través de inspiración y te retribuirán con fidelidad y trabajo arduo.

Positivismo: Sin importar la situación, mantente siempre positivo. El positivismo es esencial para la productividad, la felicidad de los empleados y para mantener un buen ambiente laboral. Cuando ocurran errores -incluso cuando estos sean muy serios- es importante encontrar lo positivo de las cosas. Tú eres quien imparte la tónica de trabajo en el día a día y tu actitud afecta directamente a todos aquellos que se encuentran bajo tu liderazgo. Felicitar a la gente e incluso mostrar un interés apropiado hacia la vida personal de los empleados puede tener un impacto muy significativo en su trabajo diario.

Delegar: Si hay un proyecto altamente importante es muy posible que sea difícil confiar en la gente sin controlar de forma excesiva. Confiar en que ellos harán su trabajo de la mejor manera posible demuestra signos de fortaleza en tus habilidades de liderazgo y les motivará a cumplir con altas expectativas. Cuando se trata de delegar tareas, la idea es decidir cuáles son las fortalezas de cada persona y asignar las tareas de acuerdo a sus fortalezas. La habilidad de delegar exitosamente conllevará a obtener un trabajo de mejor calidad y mayor productividad.

Compromiso: Nada demuestra más compromiso y humildad que ensuciarse las manos con el resto del equipo. Demostrar tu compromiso dará ejemplo a los otros para seguir y llevará a obtener mayor lealtad y mayor respeto hacia ti como líder por parte de tu equipo. Siempre comprométete a cumplir lo que te hayas propuesto, ya sea la promesa de un festejo, un día libre o una hora de reunión. Cuando eres líder, siempre estás en el centro de atención y serás juzgado por tus acciones más duramente que cualquier otra persona. Demuestra compromiso y verás que los otros seguirán los mismos pasos.

Humor: A pesar de que no es un requisito, contar con un buen sentido del humor puede lograr muchas cosas al momento de cumplir un rol de liderazgo. El humor ayuda a lograr un ambiente laboral positivo y acentúa el sentido de camaradería. Warren Buffett, por ejemplo, dijo alguna vez: “Yo compro trajes caros, solo que se ven baratos en mí”. Tu singular personalidad y sentido del humor enseñarán a tu equipo que tú eres más que un líder y que no eres tan solo una máquina, lo cual hará que ellos se sientan más cómodos alrededor tuyo.

Creatividad: Algunas decisiones hay que tomarlas rápido y nos toman por sorpresa. En momentos así, depende de ti ser capaz de pensar con originalidad y encontrar soluciones fuera de lo común. En situaciones como ésta, tu equipo estará esperando de ti para que los guíes de tal manera que las decisiones no solo sean rápidas sino también acertadas. Henry Ford se enfrentó a una situación de este tipo cuando la demanda por sus vehículos fue tan alta que hubiera sido imposible seguir el ritmo. En vez de tomar la decisión obvia de contratar más personal, Ford pensó creativamente y desarrolló una línea de ensamblaje. Siempre toma en cuenta a tu equipo al momento de buscar ideas y soluciones.

Algunas veces se nos presentan situaciones que no están en los libros de estudio y para las cuales quizás no estemos preparados para actuar como líderes. La primera decisión no es necesariamente la mejor y tomarte tu tiempo para encontrar una solución adecuada es la mejor forma de velar por los intereses de las personas a quienes lideras. Un gran líder tomará en cuenta sus instintos, experiencias pasadas y a los mentores de ORGANO™ para conseguir ayuda en estas situaciones complicadas. Y ahora te preguntamos…¿tienes lo que se necesita para ser un gran líder?