Imaginar que no tenemos preocupaciones económicas es algo muy normal, pero ¿cuantas veces tenemos que chocar con nuestra realidad?